¿Tienen algo que ver autoconocimiento y marca personal?

Quiero compartir hoy un texto sobre un proyecto de marca personal para mujeres emprendedoras que estoy preparando y que pronto verá la luz. Aunque no lo parezca, tiene mucho que ver con la temática de este blog porque, si lo piensas, todo lo que nos sucede y todo lo que hacemos sirve para conocernos mejor. Y todo proceso de marca personal debe empezar por definir quiénes somos y qué queremos ser.

Así, desarrollar una marca personal es algo más que ganar visibilidad y enseñar lo que haces o vendes: es necesario conocerse a una misma.

Para ello, te invito a empezar por hacer un autodiagnóstico que te ayude a conocerte mejor.

¿Empezamos?

Una marca se construye en base a las propias fortalezas, que provienen normalmente de nuestras aficiones, pasiones, valores, de nuestra experiencia, educación, habilidades, cualidades, especialidades,… que nos hacen únicas.

¿Qué es importante analizar?

Partimos de que antes de emprender te has parado a pensar cuál es tu propósito y misión de tu proyecto. Y si no lo has hecho aún, empieza por ahí.

En la definición de tu visión o propósito de vida es importante tener claras las aspiraciones personales.
En la misión de tu proyecto y en la planificación estratégica del mismo, es importante tener en cuenta las fortalezas, virtudes y activos que poseemos como mujeres y como emprendedoras.

Es decir, que es fundamental conocerse a una misma y preguntarnos cuáles son nuestros puntos fuertes y también cuáles son nuestras debilidades.

Dedica unos momentos a pensar en qué es lo que te mueve normalmente, es decir, tus pasiones, aquello que te fascina y te llena de energía. Trabajar en desarrollar tu marca personal es hacer casar tus pasiones con aquello en lo que eres buena. Si tu deseo es cantar ópera pero no eres capaz de afinar una sola nota, o te preparas a conciencia o analizas en qué otras aspiraciones o pasiones enfocarte y dejar el canto para la ducha.

El autoconocimiento te dará las herramientas para centrar tu camino con coherencia y honestidad.

Un ejercicio muy interesante para iniciar el desarrollo de la marca personal es preguntar a los demás lo que piensan de ti. Empieza por las personas cercanas y próximas. Si, además, todavía no has definido cuál es el talento que mejor te define, pregunta a los que te rodean: ¿con qué te identifican?.

Para saber quién eres desde todos los puntos de vista y no quedarte sólo con la respuesta de los que mejor te conocen, pregunta a círculos menos próximos, si lo ves factible. Pide opinión a tus amigos, tus clientes, tus proveedores, tus colegas de trabajo, tus seguidores en redes sociales….

Para aportar valor tienes que conocerte

Si vas a emprender y aún no tienes claro en qué, el primer paso es descubrir en ti el talento que te hace diferente a los demás y que aporta valor a tu entorno. Quizá respondas que “tu talento” es igual al de muchas otras, cierto, pero indaga qué rasgo, peculiaridad, modo de ser o de hacer, te hace diferente a otra persona que se dedique a lo mismo que tú.

Una marca personal se construye en base a las ventajas competitivas que somos capaces de ofrecer frente al resto de personas. Para ello, tienes que conocer qué rasgos de tu personalidad o cualidades describen mejor el valor distintivo que ofreces.

Te propongo un ejercicio sencillo. Intenta definirte con tres palabras, por ejemplo: colaborativa, persistente, enfocada al futuro, conectada, locuaz, formadora, comunicadora, paciente, creativa, visionaria, intuitiva, diplomática, sociable, dialogante, organizada, cuidadora, paciente, soñadora, emprendedora, colaboradora, etc. (palabras relacionadas con lo que eres).

Una vez tienes los rasgos de tu personalidad definidos en pocas palabras, trata identificar en qué funciones y con qué responsabilidades sientes que puedes ser la mejor: negociadora, comunicadora, vendedora, redactora, organizadora, artesana, escritora, creadora, calculadora, analista, liderazgo, instructora, directora, facilitadora, visionaria, solucionadora de problemas, redactora, diplomática, gestora, etc. (palabras relacionadas con lo que puedes hacer).

Las dos listas recogen cómo te ves y lo que te gustaría o puedes hacer. Es un análisis desde ti. Sin embargo, muchas veces lo que quieres ser no coincide con lo que realmente transmites y, por tanto, con lo que los demás ven de ti.

Si se produce esta falta de coincidencia, es posible que estés errando tu estrategia en uno de estos dos niveles, o en ambos:

1. Tu estrategia de comunicación no funciona.

Solución: revisar la estrategia y volver a empezar desde la honestidad y la coherencia. Ya sabes, tus valores y principios deben ir alineados con lo que comunicas (lo que haces, dices, eres, publicas…).

2. El camino elegido no es acertado.

Solución: posiblemente necesitas profundizar en tu autoconocimiento antes de volver a plantear tu estrategia emprendedora.

El objetivo por tanto de una estrategia de desarrollo de marca personal es hacer coincidir lo que queremos ser con lo que somos y con lo que piensan los demás de nosotros.

No basta con hacer un ejercicio tan sencillo. Puedes empezar con el análisis de fortalezas y debilidades y contrastarlo con tus objetivos. Bien, ¿Y ahora qué?. Hay que buscar soluciones para que se alineen las dos listas, como por ejemplo:

  • buscar formación para aquellas áreas en las que sea necesario aprender nuevas habilidades.
  • abandonar alguna de las ideas que teníamos para que sean más realistas y acordes a nuestras capacidades.
  • trabajar codo con codo con un mentor que nos ayude a fortalecer, afianzar o simplemente a guiarnos por un camino que ahora mismo desconocemos.
  • participar en grupos en redes sociales con gente en la misma situación que nosotras para darnos ayuda mutua, al igual que participar en eventos de networking off-line.

Es decir, que puedes hacer el camino por tu cuenta o con ayuda de un experto. Todo depende de ti, de tus recursos, tu tiempo y lo avanzado que tengas tu proyecto emprendedor y de marca personal.

¿Es fácil el camino del autoconocimiento para el desarrollo de la marca personal?

Depende de con qué nivel partamos. Hay emprendedoras que ya han hecho un trabajo anteriormente y tienen claro quiénes son y hacía donde quieren ir. El autoconocimiento es un proceso que nunca acaba, porque continuamente cambiamos a la vez que cambian nuestras circunstancias y nuestro entorno.

Tenemos que tener siempre presente que nosotras somos nuestras peores enemigas y somos las que muchas veces nos juzgamos peor o vemos lo que nadie ve. Mi opción para profundizar en mi autoconocimiento ha sido la de la práctica de mindfulness. Me ayuda a conocerme y he aprendido a responder antes que reaccionar de forma automática. Tú puedes seguir éste u otro camino. Todos son válidos si te ayudan a mantener la coherencia y la sensatez en tu vida, sin dejar de ser quien eres y aceptándote tal cual eres. Todas somos diamantes pulidos por el día a día. ¡Deja que veamos tu brillo!.

Los distintos egos que vamos mostrando al mundo ocultan nuestro verdadero ser. El ego es como el personaje que en cada momento representamos. A lo largo del día “representamos” varios papeles: el de madre, el de esposa, el de emprendedora, el de clienta, el de vecina…. Somos siempre la misma persona con un ego/personaje/disfraz diferente. El problema surge cuando no nos quitamos un personaje y vamos con él cuando no toca. Debemos ser conscientes de qué somos en cada momento. No te comportas como una madre con tu jefe, por ejemplo. No vas a en bañador a la ópera y con abrigo a la playa en agosto, ¿verdad?. En tu faceta de emprendedora tienes que ser consciente en cada momento de donde estás, en qué foro o red hablas y cuál es tu comunidad. Por eso la coherencia con tus valores y principios es tan importante. Estés donde estés y con el “personaje” o ego que corresponda, tu verdadero ser siempre estará ahí y tu marca personal estará impoluta y será reconocida.

Eva Collado Durán titula su libro “Marca eres tú”. Es una frase muy adecuada y que no debemos perder de vista. Tú eres tu marca como emprendedora y como persona. En los preliminares de tu proyecto emprendedor no puede faltar el análisis de ti misma.

No lo olvides, apuesta por el autoconocimiento en tu estrategia de marca personal. Es una apuesta ganadora.

Hasta que el proyecto Tu Marca en Redes salga a la luz, puedes ponerte en contacto a través de este blog y mis redes sociales.

Pilar Navarro